Efemérides 22 de junio. Eratóstenes, el hombre que midió la circunferencia de la tierra con un palo - El Sol Digital

Efemérides 22 de junio. Eratóstenes, el hombre que midió la circunferencia de la tierra con un palo

Hace más de 2.000 mil años, concretamente tal día como hoy del año 235 A.C, Eratóstenes de Cirene, un matemático, astrónomo, geógrafo, filósofo, historiador y poeta, comprobó de manera científica que la Tierra era redonda. Aunque Pitágoras y Aristóteles anteriormente habían manifestado la esfericidad de nuestro planeta, la mente prodigiosa de Eratóstenes fue capaz de calcular con increíble precisión matemática su circunferencia. Y lo hizo de una manera simple. Precisamente, en esa simpleza radica la maravilla de su experimento.

Eratóstenes, de curiosidad innata, se tropezó con un documento en papiro. Al estudiarlo descubrió un informe de observaciones en Siena (actual Asuán, Egipto), unos 800 km al sureste de Alejandría, en el que se detallaba que los rayos solares al caer sobre un palo al mediodía del solsticio de verano no producían sombra.

Con esos datos, se dispuso a hacer las mismas observaciones en Alejandría, en la misma hora y día. Clavó un palo en el suelo y esperó a ver si se proyectaba una sombra al mediodía. La sombra que se proyectó medía unos siete grados.  Por consiguiente, la superficie de la Tierra era curva. Eratóstenes avanzó en el concepto y usó su observación para calcular la circunferencia de nuestro planeta. Contrató a un hombre para que midiera la distancia entre Asuán y Alejandría. Ambas ciudades estaban separadas por 5.000 estadios, lo que equivale a 800 km. Luego usaría proporciones simples para encontrar la circunferencia: 7.2 grados es 1/50 de 360 grados; por lo que 800 por 50 equivale a 40.000 kilómetros.

Eratóstenes, griego de origen cirenaico (actual Libia), fue un personaje fascinante. También fue el primero en calcular el eje de la Tierra, y creó el primer mapa del mundo. Sus contemporáneos, envidiosos de su erudición, le llamaban “beta” (segunda letra del alfabeto griego), pues decían que era el segundo mejor en todo, pero el primero en nada.  Fue director hasta su muerte de la biblioteca de Alejandría, santuario del saber antiguo.

Para la historia de la divulgación científica queda la forma que tuvo Carl Sagan, en su mítico programa «Cosmos», de explicar el proceso de pensamiento de Eratóstenes. Tal y como declaró: “La únicas herramientas de Eratóstenes eran palos, ojos, pies y cerebro, además de un entusiasmo por experimentar”.

 

Deja un comentario

El email no será público.