Efemérides 26 de junio. El Flautista de Hamelín, leyenda o realidad - El Sol Digital

Efemérides 26 de junio. El Flautista de Hamelín, leyenda o realidad

Hamelín es una antigua ciudad de corte medieval de alrededor de 60.000 habitantes. Ubicada en la región de Baja Sajonia (Alemania), ha proyectado su nombre al mundo gracias a un cuento, «El Flautista de Hamelín», cuya historia se conoce en más de 30 idiomas.

La prueba palpable que, de alguna manera, allí sucedieron los hechos que se narran en el cuento, se encuentra en una casa privada que data de 1602. La inscripción en la fachada de la misma reza así:

«El 26 de junio de 1284, en el día de San Juan y San Pablo, 130 niños nacidos en Hamelín, fueron sacados de la ciudad por un flautista vestido con ropas multicolores. Después de pasar el Calvario cerca de Koppenberg, desaparecieron para siempre».

A nivel institucional, una anotación con fecha de 1384 en los registros de la ciudad de Hamelín, dice de forma literal: «han pasado 100 años desde que se fueron nuestros hijos».

Hay más evidencias físicas que revela que el miedo atávico que tiene cualquier padre o madre a que desaparezca un hijo pudo ser real y fatal tal día como hoy de 1284. La leyenda ha sobrevivido siglos, y se convirtió en algo más que folclore medieval.

Inspiró un verso de Goethe, uno de los más grandes escritores de las letras germanas, un poema de Robert Browning, y sobre todo, un cuento de los Hermanos Grimm, que la hizo popular en medio mundo.

Cada libro y representación artística del cuento, podía o no retocar detalles de la historia, pero todas respetaban el argumento principal: la ciudad de Hamelín contrató al flautista para que lo liberara de su plaga de ratas, habiendo conseguido el objetivo, no le pagaron sus servicios. Como venganza, las notas mágicas de su flauta hipnotizaron a los niños del pueblo hasta hacerlos desaparecer.

Es probable que la historia de «El Flautista de Hamelín» tenga ingredientes de leyenda, ficción y realidad. En los últimos estudios sobre el tema, se debate sobre una posible migración de gente joven bajo la tutela de un reclutador, sin el consentimiento de los padres, que lo interiorizaron como un secuestro por la falta de noticias posteriores. Justo ahí, subyace el misterio que envuelve «El Flautista de Hamelín».

Deja un comentario

El email no será público.