El enemigo en casa de Lindsey Davis - El Sol Digital
El enemigo en casa de Lindsey Davis

El enemigo en casa de Lindsey Davis

Esta semana hemos vuelto a la biblioteca para leer “El Enemigo en Casa” de Lindsey Davis. RICHERDIOS

Edhasa

ISBN: 978-84-350-6279-4. Tapa dura c/sobrecubierta. 508 pp | 15 x 23.3 cm. Precio con IVA: € 26

En la Antigua Roma, el número de esclavos era mucho mayor que el de ciudadanos libres y, a menudo, los romanos sentían verdadero miedo de «los enemigos en casa», los sirvientes que vivían bajo su propio techo. Para apaciguar su temor, el gobierno decretó una ley conviniendo que si un romano era asesinado en casa y el culpable no era rápidamente descubierto, sus esclavos –todos ellos, responsables o no–, serían inculpados y condenados a muerte. Sin excepciones. Así, cuando una pareja de recién casados es violentamente asaltada y asesinada en su propia habitación, sus esclavos domésticos saben qué es lo que va a suceder… Huyen rápidamente para esconderse en el Templo de Ceres, donde tradicionalmente se respetaba a los refugiados.

Y ahí aparece Flavia Albia, hija de Marco Didio Falco. Las autoridades, presionadas por todos los lados, necesitan una solución. Manlius Faustus, al cargo de la investigación, le pide ayuda a Albia mientras intenta persuadir a los fugitivos para que salgan del templo; Albia lo ayudará… con su peculiar estilo, distinto pero aun así herencia del de sus padres. El magistrado Manlius Faustus, al cargo de la investigación, sufre la presión del pueblo sediento de sangre, de las autoridades y del propio emperador, y necesita encontrar una salida de forma desesperada. Un encuentro casual con Flavia se convertirá en una oportunidad providencial para el magistrado que solicitará su ayuda para resolver el caso mientras él intenta persuadir a los fugitivos para que salgan del templo. La situación incumple todas las reglas autoimpuestas por Flavia para aceptar un nuevo caso: no aceptar clientes que no pueden pagar, no trabajar con parientes, pensar en los problemas legales del asunto y mantenerse alejada de los hombres que le resulten atractivos. Pero lo acepta, y es que parece que no va a aprender nunca de sus errores… afortunadamente para el lector.

Y así comienza otra apasionante aventura, un divertimento de principio a fin, una lectura adictiva, con la que nos entretenemos y aprendemos al mismo tiempo, mientras vamos pasando sus páginas de forma hipnótica. Una trama detectivesca, narrada con mucho humor, con la Antigua Roma como escenario de la investigación. La protagonista tendrá que hacer uso de su olfato de sabueso, con su peculiar y único método para investigar, mientras los giros y las revelaciones se suceden. Una propuesta irresistible. Y es que esta nueva saga tiene todos los ingredientes para convertirse en otro éxito tan rotundo y extenso como la anterior. Es el segundo título de la saga protagonizada por Flavia Albia, hija adoptiva de Marco Didio Falco y Helena Justina. Otro gran acierto de una autora que es una maestra en el género de la intriga histórica.

One thought on “El enemigo en casa de Lindsey Davis”

Beatriz da Cuña Vergara

29 marzo , 2019

Este libro el "Enemigo en Casa" de la escritora Davis Lindsey, así como otros libros de ella: el nuevo de los "Fiscales", "EL MITO DE JÚPITER", "MATER FAMILIAS", "Venus de Cobre", me interesa, no tanto por los casos que en ellos están reflejados, asesinato en un bar, "El Mito de Júpiter" que se creen que son los quaestores que mandan los ediles o pretores, el caso de un asesinato en una biblioteca, "Venus del Cobre", o este mismo de Enemigo en Casa, por el asesinato de un matrimonio en su casa. Y la condena de los esclavos que son inculpados. Pero a mí me interesa más bien el contexto que es lo que buscaba sobre todo, que sí se ve algo, en los fiscales pues el tiempo de Justina, segunda mujer de Cómodo-Claudio quien manda en el Senado acuñar su efigie,cuando está combatiendo en Hypatra, Alejandría. Pero en efecto en cuanto instituciones o esta ley que se inventa pues anda coja. Pero sí interesa que es lo importante de estos libros de esta mujer. La comida, ya que ella era cocinera, y se ve que está enamorada y ha estudiado los platos romanos, por ejemplo, lo que dice utilizado por los esclavos y dado a los patricios para quitar la resaca: Perejil chupado o un mejungue de almendras sin alcohol, libación, que es efectivo. O platos como los de pato con salsa de arándanos del caúcaso, así como almendras machacas con leche para echar en las termas romanas, que en este libro del "Enemigo" cuando Albia, Fausto, Policarpio, están viendo el caso, echa uno de los pretorianos, que van a ver.

Reply

Deja un comentario

El email no será público.