El portavoz del PSOE en el Senado no dice la verdad sobre el derecho de huelga - El Sol Digital
El portavoz del PSOE en el Senado no dice la verdad sobre el derecho de huelgaAnder Gil, portavoz del Grupo Socialista en el Senado

El portavoz del PSOE en el Senado no dice la verdad sobre el derecho de huelga

El Senado ha terminado por derogar el artículo 315.3 del Código Penal. Según el portavoz del Grupo Socialista en el Senado, Ander Gil, esto supone que se «remueven los obstáculos que garantizan el ejercicio de un derecho fundamental recogido en la Constitución, que es el derecho a la huelga (…) La derecha ha jugado una vez más a la contra del avance en derechos fundamentales (…). A los tránsfugas los hacen consejeros y a los chaqueteros políticos los insertan en sus filas, pero para los sindicalistas piden doblar e incrementar las penas por el ejercicio de su derecho a la huelga. Esa es la derecha y la ultraderecha que tenemos». Pero este rector de una de las instituciones principales de la democracia española miente. El artículo derogado dice así: «Quienes actuando en grupo o individualmente, pero de acuerdo con otros, coaccionen a otras personas a iniciar o continuar una huelga, serán castigados con la pena de prisión de un año y nueve meses hasta tres años o con la pena de multa de 18 meses a 24 meses». Es decir, que el artículo no sancionaba el ejercicio del derecho de huelga, sino la coacción ejercida contra aquel que no quisiera sumarse a una huelga, que es muy distinto y que el presidente del Senado ha ocultado. El artículo derogado también se dirigía a proteger el derecho de huelga de los trabajadores, el derecho a no participar en una huelga cuando no se desea participar, lo cual parece muy razonable. Pero hay más.

El artículo 172.1 del Código Penal sigue vigente y dice así: «El que, sin estar legítimamente autorizado, impidiere a otro con violencia hacer lo que la ley no prohíbe, o le compeliere a efectuar lo que no quiere, sea justo o injusto, será castigado con la pena de prisión de seis meses a tres años o con multa de 12 a 24 meses, según la gravedad de la coacción o de los medios empleados». O lo que es lo mismo, quien emplee la violencia sobre otra persona para obligarle a efectuar lo que no quiere —por ejemplo, participar en una huelga— se enfrentará a sanciones que solo son, en su mitad inferior, menores a las que ya contenía el derogado 315.3, pero el segundo párrafo del 172.1 señala que “cuando la coacción ejercida tuviera como objeto impedir el ejercicio de un derecho fundamental, se le impondrán las penas en su mitad superior, salvo que el hecho tuviera señalada mayor pena en otro precepto de este código»: pena de prisión de un año y nueve meses hasta tres años o pena de multa de 18 a 24 meses… Las mismas sanciones que las contenidas en el desaparecido artículo 315.3 para el mismo hecho punible. Lo dicho, el portavoz del Grupo Socialista en el Senado no dice la verdad y sus acusaciones son absolutamente infundadas.

 

Deja un comentario

El email no será público.