Fomento de la actividad física infantil. Pedro de Vega García. Médico especialista en Medicina del Trabajo. Grupo ANP. - El Sol Digital
Fomento de la actividad física infantil. Pedro de Vega García. Médico especialista en Medicina del Trabajo. Grupo ANP.

Fomento de la actividad física infantil. Pedro de Vega García. Médico especialista en Medicina del Trabajo. Grupo ANP.

Ahora que llega el verano y aumentan las horas de tiempo libre, nos hemos de parar en valorar cómo es de importante fomentar la actividad física en nuestros niños.

Se han hecho estudios  con evidencia científica de la efectividad real (mejora de la salud y disminución de  la incidencia de enfermedades) al intervenir en dos aspectos que se han mostrado relacionados pero independientes:

 

1.- MINIMIZAR EL SEDENTARISMO

Según los grupos de edad se recomienda:

En niños que aún no caminan, es preciso minimizar el tiempo que pasan sentados o sujetos en sillas, carritos o balancines, cuando están despiertos, a menos de una hora seguida.

En menores de 2 años se debe evitar que pasen tiempo delante de pantallas de TV, ordenador y teléfonos móviles.

En niños de 2 a 4 años, no se recomienda pasar más de una hora al día delante de una pantalla.

En mayores de 5 años se aconseja limitar el tiempo frente a la televisión o pantallas con fines recreativos a un máximo de dos horas al día.

También se aconseja minimizar el tiempo de transporte motorizado y fomentar el transporte activo, recorriendo a pie o en bici al menos parte del camino, así como realizar actividades al aire libre.

 

2.- FOMENTAR LA ACTIVIDAD FÍSICA

Debe alentarse ya desde el nacimiento por medio de juegos en el suelo o acuáticos.

Según los diferentes grupos de edad, se aconseja:

Para los niños preescolares que saben andar, se propone estar físicamente activos durante al menos tres horas al día.

En escolares mayores de 5 años, se aconseja de intensidad moderada a intensa al menos una hora al día (incluso repartida en diversos momentos del día).

En general, se aconseja realizar actividad física aeróbica, de intensidad moderada, que aumente la sensación de calor, iniciando una ligera sudoración a la vez que se produzca un incremento del ritmo cardiaco y respiratorio que permita hablar sin sentir que falta el aire. Por ejemplo, se podría caminar a paso ligero (más de 6 km/h) o pasear en bicicleta (15 km/h).

La recomendación de la cantidad mínima de actividad de 60 minutos, se hace en base a estudios que muestran una asociación dosis-respuesta con efectos beneficiosos cardiovasculares, del metabolismo de la glucosa, de control de sobrepeso y obesidad, de formación osteomuscular y beneficios psicológicos.

En el caso de niños escolares, realizar una actividad vigorosa con ejercicios de fuerza muscular al menos 3 días en semana presenta mejorías en parámetros de salud como la formación ósea y correcto funcionamiento metabólico.

En niños con sobrepeso, la actividad puede ser beneficiosa incluso sin que se consiga una pérdida de peso.

Las recomendaciones son aplicables a todos los niños y jóvenes, con independencia de su género, raza, etnicidad o nivel de ingresos.

Se recomienda que los médicos de atención primaria utilicen la visita médica para preguntar sobre hábitos de actividad física e informar, se debería evaluar la frecuencia, el tipo y la duración de la actividad física para niños a partir de 3 años. El pediatra debe enseñar a los padres y a los pacientes la importancia de realizar actividad física regular entre moderada y vigorosa como manera de prevenir las enfermedades de la edad adulta.

La adopción de estas recomendaciones tiene un costo mínimo, fundamentalmente si se adapta al entorno de cada país y a sus modalidades de comunicación y difusión. Si se desean aplicar políticas integrales que faciliten la consecución de los niveles de actividad física adecuados, será necesario dedicar recursos adicionales. (Fuente: Sánchez Ruiz-Cabello FJ. Promoción de la actividad física. En Recomendaciones PrevInfad/PAPPS)

Recomendaciones deportivas por edad

0-2 años

  • Juegos/psicomotricidad/volteos por el suelo.
  • Aprender a caer, natación como juego.
  • Actividades con música.

2-6 años

  • Juegos sociales tradicionales (pilla-pilla, escondite, bailes…).
  • Potenciar la coordinación.
  • Paseos al aire libre, bicicleta, natación.

6-10 años

  • Educación física en general (es más importante moverse que hacerlo correctamente).
  • Deportes de equipo y de balón (mano o pie).

10-13 años

  • Deportes de pelota.
  • Atletismo.
  • Ejercicios de flexoelasticidad y resistencia. 

13-18 años

  • Deportes en la naturaleza y en grupo.

18-25 años

    • No hay límites mientras no se cometan exageraciones.

    Otras recomendaciones

    El deporte y actividades en las que participe el niño, deben estar de acuerdo con su deseo, no con el de sus padres.

    Los padres y otros miembros de la familia son el modelo para la participación en la actividad física, y deben animar a sus hijos a realizar estas actividades físicas comunes.

    El objetivo es buscar la participación y el disfrutar con la práctica de la actividad en sí, con la relación con los compañeros, el aprendizaje de normas, y menos con la competición ni la búsqueda de la victoria.

    La ropa debe ser adecuada y ligera y el entrenamiento debe ser progresivo.

    Desaconsejar el uso de sustancias dopantes, advertir de sus riesgos. Una dieta equilibrada es suficiente, no son precisos suplementos de hierro ni vitaminas.

     

     

    Deja un comentario

    El email no será público.