La nueva PAC para Málaga. Carlos Ramírez Sánchez Maroto. Doctor en Derecho Ambiental. Abogado - El Sol Digital
La nueva PAC  para Málaga. Carlos Ramírez Sánchez Maroto. Doctor en Derecho Ambiental. Abogado

La nueva PAC para Málaga. Carlos Ramírez Sánchez Maroto. Doctor en Derecho Ambiental. Abogado

Las protestas de los “agricultores al límite”, que llevan meses alzando su voz en toda España con las organizaciones agrarias y cooperativas agro-alimentarias han acordado de forma unánime reclamar al Ministerio de Agricultura que rectifique el real decreto de transición de la PAC, al considerar que supone una convergencia abrupta que perjudica al modelo agrícola.

La nueva PAC se construirá en torno a una nueva arquitectura ecológica más ambiciosa, y se adapta al Pacto Verde Europeo, que propone crear un futuro inclusivo, competitivo y respetuoso con el medio ambiente para Europa.

La fecha de inicio provisional de la reforma de la PAC propuesta se ha pospuesto hasta el 1 de enero de 2023. Para permitir la continuación de los pagos a los agricultores y otros beneficiarios de la PAC, se ha introducido un reglamento transitorio para los años 2021 y 2022. Este reglamento ampliará la mayoría de las normas de la PAC vigentes durante el período 2014-2020, al tiempo que incluirá nuevos elementos para hacer una contribución más fuerte al Pacto Verde Europeo y garantizar una transición fluida al marco de la estrategia de la PAC.

El Reglamento (UE) nº 1308/2013 (por el que se establecen normas para la organización común de mercados agrícolas) incluye regímenes de ayuda y programas operativos para apoyar a determinados sectores, y establece normas sobre la duración de los regímenes de ayudas y los programas operativos que se renovarán en los años 2021-22, con el fin de garantizar su integración fluida en la futura PAC. Las contradicciones actuales en la UE permiten que en tres regiones agrarias existen valores máximos, de 85.597,65 euros, 52.752,78 euros o de 30.069,30 euros.

Se pretende, además, con los “ecoesquemas” promover modelos más favorables a la protección de la biodiversidad y más eficientes en cuanto a la gestión de los recursos naturales y la conservación de los ecosistemas. La financiación se hará con recursos del primer pilar de la PAC y en un porcentaje en torno al 20-30% de los fondos previstos para la “ayuda básica a la renta”.

Los “ecoesquemas” son obligatorios para los Estados miembros, aunque voluntarios para los agricultores. Esto significa que cada gobierno está obligado a incluir en su Plan Estratégico una lista de acciones asociadas a los objetivos ambientales y climáticos, y a las que podrán acogerse los agricultores que lo deseen. Aquellos agricultores que decidan acogerse a un “ecoesquema” verán complementada la “ayuda básica a la renta”.

En todo caso, se prevé que los “ecoesquemas” incluyan medidas tales como las siguientes: fomentar la ganadería extensiva; implantar y mantener coberturas vegetales; promover las rotaciones con cultivos mejorantes; fomentar la agricultura ecológica; impulsar el laboreo mínimo; fomentar los pastos mediterráneos y las dehesas; impulsar la participación de los agricultores en programas de valorización energética de los estiércoles de rumiantes y equinos y de la biomasa de origen vegetal.

El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de los fondos europeos va a contar con una línea de financiación de otros 36 millones de euros para la agricultura de precisión y tecnologías 4.0, que irá al margen de los 9,5 millones que se destinarán este año. La maquinaria agraria innovadora y digitalizada va a ser un elemento muy importante en la atracción de jóvenes y mujeres al ámbito rural, del relevo generacional.

Se ha avanzado con el esfuerzo por el incremento del presupuesto destinado a subvencionar los Seguros Agrarios tanto a nivel nacional (19%), como del presupuesto andaluz (12%). Sin embargo, los procesos de intensificación agraria y abandono rural aún son pésimos.

La nueva PAC debe ir al rescate de los pastos y su aprovechamiento racional por el ganado pues, aunque suponen el 40% de todo el territorio nacional, sólo están bajo el amparo de la PAC el 20% de los mismos. En la actualidad, el 80% de los pastos están abandonados a pesar de ser la superficie agraria de mayor extensión del territorio (19 millones de hectáreas, frente a los 18 millones de hectáreas de tierra cultivable).

Para salir de esta situación, los pastos españoles deben ser tenidos en cuenta en la nueva PAC de acuerdo con su extensión territorial y su importancia medioambiental, así como toda la diversidad y variedad de pastos existentes, que sólo es ganadería extensiva aquella que pastorea en el campo y se alimenta básicamente de pastos, y que las áreas de pastoreo son claves y esenciales para revertir la pérdida de biodiversidad, detener el cambio climático y prevenir pandemias tan alarmantes como la COVID19.

El 2020 en Málaga fue un año agrario marcado por el coronavirus, las movilizaciones del campo, los bajos precios y las barreras comerciales. En lo que a Renta Agraria se refiere, la Consejería de Agricultura publicó que la renta del sector ha alcanzado los 8.845 millones de euros en 2020, lo que supone un descenso del 1,8 % con respecto a 2019, afianzando su senda de bajada por segundo año consecutivo.

Málaga sufre una falta de equilibrio entre los cuatro factores que componen la renta agraria: volumen de las producciones, precios de venta, costes de producción y ayudas, y es aquí donde se observan las desproporciones y su impacto negativo sobre los pequeños y medianos productores.

La necesidad de impulsar la transformación digital del sector agrario para garantizar el relevo generacional es fundamental. La situación sin precedentes que afronta el sector agrario por el coronavirus, está demostrando el trascendental papel de los agricultores y ganaderos en la sociedad, abasteciendo de alimentos a la población. Una rigurosa aplicación de la recientemente reformada Ley de la Cadena Alimentaria, podría venir a solventar buena parte de los problemas de precios que padece el sector primario.

A los problemas mencionados, se unen las complicaciones que plantean las barreras comerciales que han afectado y continúan perturbando los mercados agrarios, generando gran incertidumbre. Estos son, por un lado, los aranceles de EEUU sobre productos como el aceite de oliva, la aceituna de mesa y el vino y el veto ruso a varios productos. Si bien hay una suspensión de cuatro meses de aranceles por el nuevo gobierno norteamericano.

Otra dificultad de mercado que sufre el sector agrario son las importaciones de productos de países saharianos y de terceros países, con unos acuerdos de libre comercio que acaban siendo una competencia desleal con las producciones de hortícolas, frutales, cítricos, o almendra, fundamentalmente. Para resolver este conflicto es necesaria la aplicación por parte de la UE de los Principios de Preferencia y de Reciprocidad.

Según la estimación de la Consejería de Agricultura, la renta agraria andaluza en 2020 fue un 1,8% inferior a la del año anterior. Ello contrasta con el aumento del 4,3% a nivel nacional. La renta agraria es el valor neto generado por la actividad de producción de los agricultores y ganaderos. Se calcula con lo obtenido por el agricultor por la venta de su producto y las subvenciones, a lo que se le resta el coste de los insumos, las amortizaciones y los impuestos.

En el caso andaluz, sería el tercer año consecutivo de descenso. Respecto a la producción, el descenso está muy influido por la caída del 46% del aceite de oliva hasta 1.201 millones de euros, debido a la combinación de una producción media y los bajos precios. 

La meteorología también ha afectado manera determinante a la agricultura y ganadería a lo largo de 2020. Se ha sufrido una severa sequía y olas de calor, acompañadas de importantes granizos, además de una borrasca, Gloria, que dejó cuantiosos daños a principios de año en la zona del levante andaluz.

La Consejería de Agricultura ha lanzado el proyecto innovador Valsipam, cuyo objetivo es promover la dinamización y valorización turística sostenible de los Sistemas Importantes de Patrimonio Agrícola Mundial (Sipam) dirigida al diseño, prueba e implantación de un modelo integral basado en soluciones innovadoras que permitan reducir el riesgo de extinción de estos sistemas. Valsipam apunta a la implantación de modelos de desarrollo sostenible cuyo eje central sea el turismo de experiencias únicas estrechamente relacionadas con los Sipam, como es el del Sistema Productivo de la Uva Pasa de Málaga en la Axarquía, reconocido por la FAO en 2018.

Y la reutilización planificada del agua de riego en la provincia ofrece una garantía de suministro mucho mayor que las fuentes convencionales, garantizando la disponibilidad de caudales, especialmente durante la temporada de verano. Otra ventaja es promover la recarga de los acuíferos, ayudando a poner fin a la sobreexplotación y asegurando el suministro para usos agrícolas, provocando la reducción de los costos de purificación de agua, ya que los nitratos y fosfatos que contiene son muy útiles para los cultivos.

Siguen existiendo barreras administrativas, sociales y económicas que dificultan la reutilización del agua regenerada para la agricultura.  Los principales escollos son las escasas ayudas de la UE, las complejidades del mercado interior, el fomento de las exportaciones, y la protección ante los excedentes de mercancías africanas.

Es hora de invertir esas tendencias para siempre. Es necesario incentivar al joven agricultor que inicia la actividad agraria y este incentivo puede venir de la mano de un cambio en la percepción que la sociedad en su conjunto tiene del sector agrario. Los ecoesquemas son la intervención más novedosa de la nueva PAC y su lista debe confeccionarse de forma que todos los agricultores tengan la posibilidad de acogerse.

Deja un comentario

El email no será público.