Las tres Españas. Carlos Ramírez. Doctor en Derecho y Sociedad (Derecho Ambiental ). Revisor Experto de la ONU (2020/2022) - El Sol Digital
Las tres Españas. Carlos Ramírez. Doctor en Derecho y Sociedad (Derecho Ambiental ). Revisor Experto de la ONU (2020/2022)

Las tres Españas. Carlos Ramírez. Doctor en Derecho y Sociedad (Derecho Ambiental ). Revisor Experto de la ONU (2020/2022)

En nuestro país hay 23 provincias que pierden la mitad de su peso demográfico y económico desde 1950, hay otras provincias despoblada que empieza a ganar población, y otra España que está estancada y una última que decrece.

En el trabajo ‘La despoblación de la España interior’, editado por Funcas, se verifica que 23 provincias han perdido alrededor de la mitad de su peso demográfico, económico y laboral en España desde 1950. Todas ellas cumplen los dos criterios: haber perdido población y tener un densidad por debajo de la media nacional

La transformación de la economía nacional, desde un sistema productivo dependiente de la agricultura a otro más intensivo en industria y, ahora, totalmente dependiente del sector servicios, ha perjudicado a muchas regiones.

Las provincias con ventajas competitivas para los servicios (transporte, playa, buen clima, buena posición geográfica…) han ido ganando peso frente a las que se encontraban en una situación más compleja. Esta España ‘despoblada’ parece presentar tres futuros diferentes: uno que crece, otro que se estanca y un último que camina hacía la cuasi desaparición inexorable.

Excluyendo las capitales de provincia y las ciudades de más de 50.000 habitantes, las 23 provincias que formarían la ‘España despoblada’ son las nueve de Castilla y León, las tres de Aragón, cuatro de Castilla-La Mancha (Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Guadalajara), las dos de Extremadura, dos gallegas (Lugo y Ourense), dos andaluzas (Córdoba y Jaén) y La Rioja.

Aunque la población española se ha multiplicado por 2,5 desde 1900, al pasar de 18,6 millones de habitantes a superar los 47 millones, la distribución territorial de este crecimiento no ha sido homogénea.

Por otro lado, las provincias que padecen la despoblación con mayor intensidad son también las que tienen mayores tasas de envejecimiento, cerca de 10 puntos porcentuales por encima de la media nacional (que es del 16%) en términos de población mayor de 65 años y menos población joven, entre 7 y 9 puntos por debajo del 21%, que es el promedio del país. Esas 23 provincias en la actualidad acogen el 18,1% de la población, producen el 16,1% del VAB y aportan el 17% del empleo.

Sin embargo, hay contrastes y algunas diferencias que permiten dividir estas provincias hasta en tres grupos por las diferencias demográficas y económicas dentro de ella.

La España despoblada que decrece, es el núcleo duro de la despoblación. Lo forman Ávila, Cuenca, León, Zamora, Salamanca, Lugo, Orense, Segovia, Palencia, Soria y Teruel. Cuenta con los peores registros demográficos: tiene menos densidad de habitantes por kilómetro cuadrado, una población más envejecida y una muy fuerte destrucción de empleo.

El segundo grupo, la España que se estanca, lo integran las provincias más pobladas, que, no han perdido tantos empleos y mantienen una buena base de población joven: Albacete, Ciudad Real, Badajoz, Cáceres, Córdoba y Jaén. Su principal desventaja son las variables económicas: escaso peso del sector industrial, bajos niveles de PIB por habitante y muy elevadas tasas de paro.

El tercer grupo, formado por Guadalajara, Burgos, Huesca, La Rioja, Valladolid y Zaragoza, es la España despoblada que remonta. Se sitúa en una posición intermedia en cuanto a indicadores demográficos, con escasa densidad de población y problemas de envejecimiento, pero presenta los mejores registros económicos: un PIB per cápita por encima de la media, baja tasa de paro, elevado peso del sector industrial y la presencia de importantes núcleos capitalinos.

En este contexto, las políticas destinadas a aumentar la cohesión territorial deberían tener en cuenta la diferente naturaleza de los problemas de cada uno de los grupos.

España es un país con una densidad de población moderada tirando a baja, con 94 habitantes por kilómetro cuadrado. Pero la cosa cambia si nos centramos en los espacios más habitados. Nuestro país es el número uno en la lista de naciones con más densidad (737 habitantes por kilómetro cuadrado y 23 de los 33 kilómetros cuadrados más densamente poblados del continente), solo superado por tres microestados como Andorra, Mónaco y Malta.

No hay que olvidar tampoco que España, según Eurostat, es el segundo país de la UE donde se vive más en pisos (un 65%, frente al 14,4% de Reino Unido). En estas cifras también destaca el estudio sobre el hacinamiento. Con datos de 2018, la tasa de personas que viven en casas superpobladas en España se sitúa en torno al 4,7%, al mismo nivel que países como Bélgica.

Y Jaén es una provincia de contrastes. Hace meses se ha inaugurado en Ibros el Centro de Interpretación del Reciclaje y la Economía Circular que se ha construido en esta localidad y que está dirigido a potenciar la labor de educación y sensibilización ambiental que desarrolla la Administración provincial a través de Resurja. Además, se ha presentado el proyecto de reconstrucción de la planta de selección y clasificación de envases ligeros y papel-cartón de Ibros, en el que se van a invertir 4,5 millones de euros.

Jaén es una provincia que es referente medioambiental, con cuatro parques naturales y con un mar de 66 millones de olivos que es un sumidero de CO2. También es referente de proyectos olvidados y de ser líder en desempleo nacional

La ciudad rozaba el sueño de albergar en febrero la Base Logística Militar que, al final se fue a Córdoba. La indignación creció y el alcalde socialista de Jaén, exigió al Gobierno de Pedro Sánchez, que rectifique la decisión tomada, como «insulto a Jaén y provincia«.

La Plataforma Jaén Merece Más alza la voz. Son muchos desengaños, la Base Logística ‘Colce‘, hace unos meses los 220 millones de la ITI, el AVE que esquivó a Jaén, el desmantelamiento de los nudos industriales, no le terminan autovías, se les niega un futuro…

Hay que diversificar su economía y es necesario crear, ante todo, una conexión dinamizadora de empleo. La provincia debe recuperar eventos como el campeonato del mundo de ajedrez, ser un hub de nuevas tecnologías verdes para la industria, ser centro de investigación internacional del aceite, y medio ambiental a nivel regional, etc.

Jaén existe, y tiene un magma palpitante de cambio que venía de antes. Se deben fomentar muchas iniciativas y de crear sinergias. Hace falta un catalizador que sirva de punto de encuentro entre las iniciativas impulsadas por gente local y la gente que llega de fuera, y ahí debe estar el gobierno de la Junta de Andalucía, con las instituciones provinciales y locales.

Las medidas pueden ser de tres categorías: Medidas de carácter transversal y de alcance general, medidas singulares de apoyo a la actividad empresarial en su conjunto, y medidas específicas relacionadas con cada uno de los ámbitos concretos de creación de empleo a que se ha hecho anteriormente referencia.

Se puede constituir un Centro de Aprendizaje para la Regeneración Biorregional que convierta Jaén un referente mundial, de «recuperación verde» y el «desarrollo regenerativo», aplicado fundamentalmente a la economía, la agricultura y al diseño de comunidades locales.

En octubre del 2019 se celebró el primer encuentro mundial en Boulder (Colorado), la Regenerative Earth Summit. Hay ejemplos. Costa Rica ha sido elegido como el primer «hub» de desarrollo regenerativo.

Es necesario convertir el medio rural en un lugar atractivo para trabajar y vivir, mejorando la oferta cultural y de ocio y la dotación de los servicios a la comunidad, estimulando el embellecimiento los pueblos y su entorno, cuidando y conservando el patrimonio natural y cultural, mejorar la coordinación en las actuaciones FEADER, FEDER, FSE, Fondo de Pesca y PDRS, así como entre las distintas administraciones, organismos e instituciones con capacidad para decidir y actuar en el medio rural.

Es hora que del fortalecimiento de los grupos de desarrollo rural como auténticos actores territoriales, reformulando su diseño, evitando su politización, y convirtiéndolos en auténticos actores activos en favor del desarrollo rural, y una mejor adecuación del marco legal empresarial al contexto rural y al tamaño de las empresas, haciéndolos más flexibles y más adaptables a las particularidades de las empresas rurales frente a las que se asientan en entornos urbanos, evitando el actual diseño uniforme de las mismas, y que se faciliten vías fiscales y administrativas, simplificando los trámites a su constitución.

Medidas específicas para incentivar la creación de empleo son la deducción en el IRPF por compra de una vivienda en el medio rural, la rebaja del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados por compra de una vivienda en el medio rural,  IVA reducido  y deducción en determinados tipos de gastos en el IRPF para la realización de reformas en la vivienda habitual, el promover la creación y desarrollo del turismo de interior centrado en los espacios naturales, y en el que tendrían especial relevancia la caza, el turismo ornitológico, la pesca, el turismo de aventura, el senderismo, o el alpinismo. Queda mucho por hacer. Durante 38 años se hizo poco y sí hubo mucha propaganda. Es tiempo de cambiar a mejor.

Deja un comentario

El email no será público.