¿Sabes qué es la COVID persistente o “Long COVID”? Israel Díaz Álvarez. Enfermero Especialista en Enfermería del Trabajo. GRUPO ANP - El Sol Digital
¿Sabes qué es la COVID persistente o “Long COVID”? Israel Díaz Álvarez. Enfermero Especialista en Enfermería del Trabajo. GRUPO ANP

¿Sabes qué es la COVID persistente o “Long COVID”? Israel Díaz Álvarez. Enfermero Especialista en Enfermería del Trabajo. GRUPO ANP

El Covid persistente es un síndrome que se caracteriza por la persistencia de síntomas de COVID-19 semanas o meses después de la infección inicial, o por la aparición de los síntomas tras un tiempo sin ellos. Recientemente, la Organización Mundial de la Salud ha definido al COVID persistente como “persona con historia de infección probable o confirmada por SARS CoV-2, habiendo transcurrido tres meses desde el inicio de la infección, con síntomas que duran al menos dos meses y que no pueden explicarse con otro diagnóstico. Su aparición no está relacionada con la gravedad de la infección inicial, por lo que puede afectar tanto a pacientes leves como a graves hospitalizados”.

Afecta a personas de cualquier edad, aunque parece más frecuente en edad media y en mujeres. Produce un elevado impacto en la calidad de vida, ámbito laboral y social. Se ha descrito un gran número de síntomas asociados a la COVID persistente.

Generales: Cansancio, malestar general, dolor muscular y articular, mareos, fiebre, trastornos del sueño.

Respiratorios: Tos, sensación de falta de aire.

Digestivos: Diarrea, pérdida de apetito, dolor de estómago.

Dermatológicos: Erupciones, caída del pelo, debilidad en las uñas

Neurológicos: Dolor de cabeza, “niebla mental”, dificultad para concentrarse, pérdida de gusto y olfato, parestesias y alteraciones del estado de ánimo.

Oídos, ojos, garganta: Dificultad para tragar, pitidos en los oídos, ojos secos o conjuntivitis.

Cardiovasculares: Palpitaciones, cambios de la tensión arterial.

Todos estos síntomas mencionados pueden fluctuar o persistir en el tiempo, empeorar con el esfuerzo físico y mental o provocar limitación de la capacidad funcional.

Por lo que se refiere a la vigilancia de la salud, los trabajadores y trabajadoras que hayan sido diagnosticados de “Long COVID” una vez reincorporados a su puesto de trabajo, deben ser valorados por el personal sanitario del servicio de prevención para determinar si requieren o no adaptaciones en su puesto de trabajo en función de sus limitaciones. La valoración será asimilable a un reconocimiento después de una ausencia prolongada por motivos de salud, a los solos efectos de determinar, a partir de la evaluación de riesgos del puesto de trabajo y de la nueva situación de salud de la persona, las necesidades preventivas que eviten que cualquier riesgo presente en el lugar de trabajo pueda dañar o agravar el estado de salud de esa persona.

No se trata de emitir una aptitud médico-laboral para el puesto de trabajo, sino de proporcionar las recomendaciones preventivas oportunas más convenientes para el trabajador y su actual estado de salud.

Fuentes consultadas: Ministerio de Sanidad

Deja un comentario

El email no será público.