Sí había una posible causalidad con la vacuna en la muerte de la profesora de Marbella - El Sol Digital
Sí había una posible causalidad con la vacuna en la muerte de la profesora de Marbella

Sí había una posible causalidad con la vacuna en la muerte de la profesora de Marbella

Un informe preliminar reveló que una mujer de 43 años había muerto a causa de un derramen cerebral provocado por un aneurisma y que su vacunación con AstraZeneca no había tenido relación, pero un mes después la investigación dio un giro tras conocerse el informe definitivo, el cual establecía, según confirmaron entonces desde la Junta de Andalucía, una “posible causalidad” entre la muerte de la profesora y la vacuna que se le administró dos semanas antes. La viceconsejera de Salud, Catalina García, dijo que “la causa sigue siendo la misma, pero parece ser, y eso tendrán que analizarlo Farmacovigilancia y la Agencia Española del Medicamento, que existe una posible causalidad con algunos efectos descritos en los últimos estudios científicos”. Días después, el Juzgado de Instrucción número 5 de Marbella archivó las diligencias abiertas al considerar que no se había justificado la comisión de un hecho delictivo. El juez dictó el archivo tras la denuncia del cónyuge de la docente.

Todas las personas menores de sesenta años que hayan recibido la primera dosis de la vacuna de AstraZeneca y no desean recibir la segunda dosis de Pfizer están en la obligación de firmar un consentimiento de que desean repetir con AstraZeneca. Como se sabe, han aparecido casos de trombos tras su suministro, lo que incluso llevó al Gobierno de España a paralizar la campaña de vacunación correspondiente a esta vacuna. En el consentimiento obligatorio encontramos información relativa a la paralización de la campaña de vacunación con AstraZeneca: “Se han notificado algunos eventos adversos consistentes en trombosis de grandes vasos, a nivel cerebral y abdominal (síndrome de trombosis con trombocitopenia) que si bien, son muy infrecuentes, también se consideran graves. A continuación, se ratifica que estos trombos aumentan a priori a medida que disminuye también la edad por debajo de los sesenta. Por esta razón, la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud el pasado 18 de mayo aprobó permitir a las personas menores de 60 años, vacunadas con la primera dosis de AstraZeneca, vacunarse con la segunda dosis de Pfizer. El consentimiento manifiesta de manera expresa que la persona conoce el riesgo infrecuente de “desarrollar un síndrome de trombosis con trombocitopenia”.

La Junta de Andalucía ha informado oficialmente a las autoridades sanitarias del resultado definitivo de la autopsia clínica a la profesora Pilar González Bres. El gobierno autonómico puso en conocimiento de la Agencia Española, y europea, del Medicamento el posible vínculo entre la vacuna de AstraZeneca y la muerte de la docente 13 días después de que se administrara la vacuna. Es el síndrome conocido como VIPIT, descubierto por un grupo de hematólogos alemanes y dado a conocer sólo un día después de la autopsia a Pilar González.

Con anterioridad, la Consejería de Justicia de la Junta de Andalucía inició una investigación interna a un forense del Instituto de Medicina Legal de Malaga que derivó en la apertura de un expediente disciplinario por, supuestamente, haber participado sin autorización en la autopsia clínica que se le practicó a la profesora de Marbella. Este funcionario en la mañana del 18 de marzo acudió al examen del cadáver en el Hospital Costa del Sol, después de que un juez lo autorizara a petición de la familia. “No constaba ninguna petición y, por tanto, no se le había autorizado desde el Instituto de Medicina Legal ni desde la Delegación. Ahora habrá que ver si podía o no estar ahí”, indicaron las fuentes consultadas.

Deja un comentario

El email no será público.